Cruce de acusaciones por demoras en aprobación del CP

El oficialismo y la oposición tienen diferencias con respecto a los plazos para aprobar el proyecto del nuevo Código Penal (CP). El senador frenteamplista Enrique Rubio dijo que es “prácticamente imposible” que el proyecto sea sancionado antes del fin de la Legislatura, el 15 de febrero, mientras que el diputado nacionalista Gustavo Borsari señala que los tiempos dan perfectamente y que el Frente Amplio “no quiere votar” el proyecto.

El nuevo Código Penal, que está en el Parlamento desde fines de 2010, iba a ser aprobado en diciembre pasado, pero debido a algunos cuestionamientos de ONG y juristas, el Frente Amplio decidió aplazar la votación.

La intención es aprobar el texto antes del 15 de febrero.

Sin embargo, Rubio dijo a El País que tomará más tiempo elaborar el nuevo código porque se deberá hacer una nueva ronda de consultas.

Consultado por Informativo 610, Rubio agregó que igualmente “vendría bien” que el tratamiento de la iniciativa se traslade a la próxima legislatura, para “profundizar en aspectos que no fueron considerados”, en este periodo.

El senador repasó cuales fueron los aspectos más complejos del proyecto durante su análisis parlamentario.

Por su parte, Borsari, que es el presidente de la Comisión de Constitución y Códigos, consideró “sorprendente” que Rubio diga que no dan los tiempos, y confirmó que citará a la comisión para el próximo martes a las 14.30 h, a efectos de poner en consideración el proyecto del nuevo Código Penal.


En tanto, el ministro de la Suprema Corte de Justicia (SCJ) Jorge Chediak dijo a El País que si el Código Penal no se aprueba antes de que finalice esta Legislatura, seguramente recién sea aprobado por el Parlamento en 2016 o 2017 ya que este año los senadores y diputados van a estar abocados a aprobar la ley de Presupuesto.

Chediak afirmó que “es importante que se apruebe para modernizar la legislación penal que es de 1934”; sin embargo aclaró que lo más importante era que se aprobara el Código del Proceso Penal —que ya fue promulgado— ya que su implementación demanda al menos dos años, en cambio el Código Penal se aplica inmediatamente después de convertido en ley.