En Brasil la crisis política afecta la economía

La crisis institucional se agudiza en Brasil, al proceso judicial que implica a el ex presidente Lula Da Silva, se le suman las manifestaciones en contra de la actual presidenta Dilma Rousseff. De algún modo la desestructura política comenzó a ser económica, y los efectos ya se ven en los mercados internos y en el posicionamiento que el país vecino tiene hacia el exterior.

Daniel Rittner, periodista del diario Valor de San Pablo, dijo a Radio Rural que las manifestaciones de casi tres millones de personas que reclamaban la renuncia de Dilma Rousseff “fueron las más grandes que vio el país, incluso mayores que las de 1984”. En este sentido, el periodista opinó que más allá de que las manifestaciones sean de personas agrupadas en sectores conservadores de la sociedad, demuestran un gran descontento general con la clase política.