Narcos usan a escolares para trasladar drogas

El subsecretario del Interior, Jorge Vázquez, dijo en la Comisión de Constitución y Legislación del Senado del martes pasado que las bocas de pasta base utilizan a escolares para pasar droga de un barrio a otro. El jerarca aseguró que esto “se ha incorporado como una cuestión natural en la vida de las familias involucradas en este problema”.

 

Según la versión taquigráfica que publican hoy El Observador y El País, el subsecretario planteó que “algunas maestras de escuelas de contexto crítico (…) dicen que después de que los niños tienen confianza con ellas les dicen, por ejemplo: ‘Maestra, me tengo que ir a las cinco de la tarde. No me puedo quedar ni un ratito más porque mi mamá tiene que vender droga y mi hermana hace la prostitución, y tengo que cuidar a mis hermanos menores'”.

 

Este tema, y en especial el mayor involucramiento de las madres y menores en esas actividades, es una de las grandes preocupaciones del gobierno.

 

Según relató Vázquez, el problema surge cuando los dueños de las bocas son capturados y, al ser el único ingreso de la familia, las mujeres se ven obligadas a seguir con esa actividad para dar sustento inmediato.

 

Una de las soluciones propuestas por el gobierno es que, una vez que la Policía cierre una boca de droga, el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) se encargue de “la protección social de las mujeres, niños y adolescentes” para cortar “la reproducción” de estos centros de distribución.

La iniciativa, enmarcada en el proyecto de ley titulado “Plan Integral de Lucha Contra el Narcotráfico y el Crimen Organizado”, supone que el Mides incorpore a estos niños “a los planes que ya tiene para casos similares pero no vinculados” a este tipo de hechos.