Diputados sancionó postergación de plazo para negociar con Aratirí

By Agro, Nacional, , , With 0 comments

Este martes se sancionó de forma definitiva en diputados el proyecto que modifica la ley de minería de gran porte para ampliar el plazo de negociación entre el gobierno y Aratirí, que vencía el 28 de febrero.

El frenteamplista Julio Battistoni defendió la ley y sostuvo que desde el principio se sabía que como se trataba de un recurso natural nuevo para el pasó podía haber correcciones.

El también frentamplista Ruben Martínez Huelmo agregó que pese a que el Estado no se encuentra en conflicto con la empresa, al extender el plazo se toman “medidas precautorias para evitar futuros juicios”.

La semana pasada Aratirí presentó al presidente José Mujica una iniciativa alternativa para la explotación del hierro, que establece un área menor de explotación, una producción de menos toneladas anuales, y no prevé construcción de un mineroducto y un puerto de aguas profundas para sacar la producción, haciéndolo a través del puerto de Montevideo, todo lo cual baja los costos de la empresa en forma considerable.

Según informó el jueves Búsqueda, Aratirí pretende desarrollar un proyecto de extracción del yacimiento de Valentines de entre 1,5 millones y 2 millones de toneladas de hierro al año, bastante menos que el proyecto original, que prevé la extracción de 18 millones de toneladas anuales.

Mujica advirtió entonces que la idea no le parecía mala y que con esta nueva ley aprobada se podía seguir negociando y evitar un eventual juicio de la empresa.

En la sesión de ayer, el diputado nacionalista Gerardo Amarillo cuestionó estos argumentos y aseguró que la propuesta nueva de Zamin Ferrous «confirma que el proyecto original estaba plagado de improvisación y desconocimiento del negocio”. Afirmó que esto también confirma que la ley de megaminería «fue con nombre y apellido, y con número de cédula”.

«El marco jurídico de la minería se cambió tres veces. El gobierno es sensible a presiones y amenazas», agregó, aludiendo a la advertencia que lanzara Mujica sobre posibles juicios por parte de Aratirí, que dice que lleva invertidos unos US$ 200 millones en el proyecto. Amarilla insistió en que «se acomoda la legislación» a la empresa minera.

El plazo para negociar con Aratirí vencía el 28 de febrero, último día del gobierno de Mujica. Ahora le corresponderá al presidente electo, Tabaré Vázquez, definir si la empresa minera lleva adelante su proyecto en Uruguay o, como sospecha la oposición, se va y vende el plan a otra multinacional.