Efectos de la crisis agrícola en Argentina

Entre otras cosas las industrias que se dedican a la fabricación de maquinaria agrícola comienzan a mostrar los síntomas de un sector muy “maltrecho” en Argentina . Algunas empresas han decidió suspender su producción y otras tienen bajas sensibles en sus ventas.

Algunos números
En 2014 se declararon exportaciones argentinas de 75 cosechadoras por un valor total de 18,6 millones de dólares. El principal destino declarado de exportación en 2014 fue Venezuela con 50 unidades colocadas por Vassalli Fabril (cosechadoras Don Roque) a un valor total de 11,1 millones de dólares, según publica valorsoja.com.

Las exportaciones de maquinaria agrícola con destino al mercado venezolano se realizan en el marco de acuerdos bilaterales gestionados entre representantes del gobierno argentino con sus pares bolivarianos.

En 2013 se habían declarado ventas externas de 153 cosechadoras por un total de 38,1 millones de dólares (de las cuales 107 fueron equipos colocados por Vassalli Fabril en Venezuela), mientras que en 2012 las exportaciones fueron de 167 unidades por 36,0 millones de dólares (de las cuales 127 fueron para Venezuela).

En 2014 la filial local de la alemana Claas declaró exportaciones de 15 equipos a Paraguay, seis a Uruguay y cuatro a Bolivia. Algunas de las últimas cosechadoras declaradas por Claas son los modelos Lexion 760 por un valor unitario de 360.000 dólares, Lexion 750 por 338.675 dólares, Tucano 460 por 212.800 dólares y Tucano 470 por 231.800 dólares.

Fabricas que suspenden producción

La fábrica de sembradoras Agrometal comunicó que, una vez finalizado el período de vacaciones de sus empleados, suspenderá al personal y las tareas de producción hasta el 2 de marzo, debido a que tuvieron dos meses «prácticamente» sin ventas, y a que los precios de los commodities no dan señales de recuperación, según publicó iProfesional.

La compañía cordobesa que se dedica a la fabricación de maquinaria agrícola de siembra informó a la Bolsa de Comercio que pospondrá «el inicio de las tareas de producción a partir del día 2 de marzo de 2015».

Argumentaron que la decisión «constituye una medida absolutamente necesaria para adecuar la política de recursos humanos al desarrollo estacional de la producción de la empresa», y señalaron que la suspensión se enmarcó en un acuerdo sindical.

«A la fecha, ya han transcurrido dos meses de ventas prácticamente nulas y las perspectivas para los primeros meses del año que está iniciando no son alentadoras», señaló en el informe, ya que los commodities agrícolas «no muestran señales de recuperación para los meses venideros».

fuentes:Iprofecional y infocampo
foto de tapa:fao