Encuentran 20 potenciales depósitos de petróleo en Uruguay

La empresa Petrel encontró y logró certificar internacionalmente la existencia de 20 potenciales depósitos de petróleo en la zona norte de Uruguay.

Petrel posee el 51% de las acciones de Schuepbach Energy International LLC, una empresa estadounidense dedicada a la exploración y producción de hidrocarburos que tiene las concesiones Salto y Piedra Sola una localidad entre Tacuarembó y Paysandú.

Según información difundida por Ancap, «la estimación de recursos sin riesgo, de la empresa Netherland, Sewell & Associates, para ambos contratos (Salto y Piedra Sola) es de hasta 1.769 millones de barriles recuperables, lo que implica 5.637 millones de barriles originalmente en el subsuelo (considerando un factor de recuperación estándar de aproximadamente 30%)”.

La petrolera estatal agrega que «por ser recursos prospectivos implican que se refieren a acumulaciones no descubiertas, es decir que no se está anunciando un descubrimiento. A estas estimaciones es necesario adicionarle el riesgo del descubrimiento y el riesgo de comercialidad o desarrollo, que no están incluidos. Se requiere más trabajos exploratorios, como la realización de varias perforaciones, para determinar la existencia de acumulaciones de hidrocarburos significativas”.

“Por lo tanto, en el período 2015-2017 se tendrá la perforación de 4 pozos exploratorios con objetivos de testear estas situaciones exploratorias convencionales y comprobar la existencia o no de tales volúmenes”.

Consultado por Informativo 610, el gerente de exploración y producción de Ancap, Héctor de Santa Ana, reafirmó que este hallazgo no implica que se encontró petróleo, sino que el país “tiene una potencialidad importante”.

De Santa Ana estimó que la segunda etapa, que implica la perforación de los cuatro pozos, podría comenzar a partir de abril de este año.


Consultado sobre cómo puede afectar este proceso el bajo precio actual del crudo, de Santa Anta respondió que las perforaciones “on shore”, como son las de este caso, requieren una inversión de entre tres y cinco millones de dólares, lo que las hace rentables y sensiblemente más baratas que las “off shore», que cuestan entre 150 y 200 millones de dólares.