FUM considera insuficientes las medidas del CEIP para proteger a los maestros

Desde el 10 de marzo a la fecha, tres padres fueron procesados por agredir a maestros en escuelas públicas del país: dos casos fueron en Montevideo y uno en Rocha.

El viernes pasado, una madre alcoholizada le pegó a una maestra en la cara y le dio una patada, en la escuela 110 del Chuy. La docente fue trasladada a un centro asistencial y luego efectuó la denuncia. El mismo día la madre fue detenida y procesada sin prisión por lesiones personales.

Semanas atrás, después de una agresión en una escuela de Belvedere, el director del Consejo de Educación Primaria, Héctor Florit, anunció la decisión de destinar un abogado de su División Jurídica «que específicamente haga el seguimiento de las situaciones donde los maestros pueden estar padeciendo alguna situación de violencia o agresión».

Primaria ya brindaba asesoramiento a los maestros afectados por este tipo de situaciones, pero este año se designó a un abogado para que se encargue de estos casos específicamente.

Desde la Federación Uruguaya de Magisterio se sostiene que esta medida no es suficiente, aunque sí lo consideran un avance.

En declaraciones a Radio País, la secretaria general de la Federación, Elbia Pereyra, señaló la preocupación de la agremiación por los repetidos casos de violencia hacia los docentes por parte de padres de alumnos. Según indicó la sindicalista, los casos más frecuentes son los de agresiones verbales.

Por otro lado, indicó que desde el sindicato tienen a estudio una propuesta del Consejo de Educación Primaria (CES).