Fusiles robados al ejército no estaban cargados

La justicia investiga un atraco en el Batallón de Infantería N°1, ubicado sobre Camino Maldonado (Punta de Rieles), en el que un delincuente logró llevarse dos fusiles e hirió de bala a un soldado.

Desde el Ejército informaron que el efectivo debió ser trasladado al Hospital Militar, de donde fue dado de alta.

Según publica hoy El País, a las 22:40 horas del pasado miércoles, un individuo armado ingresó por detrás del establecimiento y disparó en la pierna a uno de los guardias.

Acto seguido, obligó al otro efectivo a tirarse al piso y se llevó ambos fusiles que no tenían balas. Los investigadores del caso sospechan que el robo fue planificado por narcotraficantes y que el intruso estaba al tanto de que los fusiles no estaban cargados con munición letal.

Los fusiles robados son de marca Steyr y cuentan con gran poder de fuego. A su vez, se pueden transformar en un subfusil, fusil de francotirador o en una ametralladora ligera.