Gobierno está interesado en conocer el funcionamiento de Atucha II

Días atrás, se conoció que el gobierno uruguayo quiere saber cómo está funcionando la central nuclear Atucha II de Argentina, ubicada a 80 km de las costas de Colonia.

Atucha es un complejo nuclear ubicado en la provincia de Buenos Aires y subdividido en dos centrales: Atucha I y Atucha II.

En Argentina existe también la central nuclear Embalse ubicada en la localidad de Embalse, provincia de Córdoba. Además, el gobierno de Cristina Fernández quiere construir, mediante un acuerdo con China, una cuarta planta, en las cercanías de Atucha.

El sitio periodístico argentino La Política Online advirtió el mes pasado sobre posibles fallas en la seguridad de Atucha II.

“Data de la década del 70 (es pre Chernobyl y por supuesto pre-Fukushima) sus sistemas de control ya no se usan y han sido cuestionados por el Organismo Internacional de Energía Atómica. Y se pone en marcha sin ninguna actualización relevante”, indica la nota del medio argentino.

Esta semana, el diario El País publicó que el ministro de Relaciones Exteriores, Luis Almagro, “tiene interés en conocer la evolución de esos procesos”. También mencionó que Paraguay está interesado en la cuestión y resaltó que los acuerdos de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) permiten pedir información a los países vecinos donde hay centrales atómicas.

Por su parte, el director nacional Energía, Ramón Méndez, dijo a Informativo 610 que mediante este pedido de informes Uruguay quiere profundizar en la calidad de la información que se tiene sobre esa central, así como conocer que planes de expansión tiene previsto Argentina sobre su programa nuclear

Cabe recordar que en Uruguay está prohibida la energía nuclear para generación eléctrica y también la importación de electricidad generada con centrales nucleares.

Sobre la posibilidad de que en el futuro se construya una planta nuclear en Uruguay, Méndez puntualizó que desde 2009 funciona una comisión multipartidaria que estudia el tema. Sin embargo, no se visualiza la instalación de una central al menos hasta dentro de unos 20 años.