Gobierno sigue de cerca la denuncia de Petrobras en Brasil

 

El Gobierno está atento ante los posibles impactos que pueda generar a nivel local el escándalo de corrupción de Petrobras en Brasil sobre el proyecto de la planta regasificadora que se realiza en la costa de Montevideo.

La empresa constructora brasileña OAS, que está involucrada en las maniobras de la petrolera en ese país, es la que lleva adelante la construcción de la obra en Uruguay.

Según informó El Observador, por la relación directa en el caso a OAS se le restringieron las vías de financiamiento internacional, y desde Brasil se informa que ya incumple con algunos pagos.

Si bien hasta ahora no existió una comunicación oficial de cambios en el contrato por parte de la empresa, desde el gobierno indicaron al matutino que buscan información para confirmar o descartar posibles impactos locales del caso de corrupción en Brasil.

En diálogo con Informativo 610, el presidente de Gas Sayago (firma propiedad de UTE y Ancap), César Briozzo, confirmó esta información y recordó que existen dos contratos con la empresa OAS.

Uno es directamente con Gas Sayago e involucra al gasoducto. La situación allí es normal, según ratificaron los propios directivos de OAS que se reunieron con autoridades de Gas Sayago.

El otro contrato corresponde al resto de la obra civil. En ese caso, la empresa ejecutora es Gas Natural Licuado del Sur (GNLS, subsidiaria de Gaz de France Suez), que a su vez subcontrata a la brasileña OAS. En ese caso es GNLS quien debe entenderse con OAS, según indicó Briozzo.