Intendencia de Salto recurrirá al BROU para mitigar déficit

La nueva administración de la Intendencia de Salto deberá recurrir al Banco República para retomar el funcionamiento normal de la comuna.

Así lo confirmó a Informativo 610 el intendente electo de ese departamento, Andrés Lima.

Lima se reunió ayer con las autoridades del BROU para plantear las dificultades que le transmitiera el actual intendente salteño, Manuel Barreiro, quien le informó que no había caja para pagar los salarios de mayo y los aguinaldos de junio para unos 2400 funcionarios municipales.

En este sentido, confirmó una nueva reunión para el día siguiente de asumir -10 de julio-, a fin de negociar una línea de crédito con el banco estatal y solucionar, además, uno de los problemas que arrastra la intendencia salteña: las retenciones en los salarios realizadas a los funcionarios por créditos con el banco y que finalmente no fueron derivados al mismo.

Otra etapa que cumplió Lima en su agenda montevideana fue con el presidente de ANCAP, José Coya, para tratar un posible convenio de la deuda que mantiene la comuna con el Ente, que asciende a 30 millones de pesos. Por este motivo, sumado a deudas que mantienen con estaciones de servicio locales, la maquinaria de la intendencia está prácticamente parada.

Según Lima, el pasivo de la administración que dejó el ex intendente colorado Germán Coutinho asciende a unos 1.000 millones de pesos, a lo que le suma la mayor transferencia de fondos para una intendencia del interior por parte del Gobierno Central, 1.800 millones de pesos.

El intendente electo de Salto confirmó a Informativo 610 que ni bien asuma encargará una auditoría externa con el fin de saber los números reales de las cuentas de la intendencia y una vez conocida la situación, definirá acciones, que van desde solicitar la emergencia departamental, hasta, si corresponde, denunciar ante la justicia.


Por su parte, el actual intendente salteño en funciones, Manuel Barreiro, dijo a Tiempo Presente, de Rural, que el déficit de la intendencia se justificaría por un plan de inversiones departamentales muy superior a las anteriores administraciones. Aún así, reconoció que los gastos fueron ampliamente mayores a los ingresos.

Para salir de esta situación financiera, Barreiro espera un gesto político de la Junta Departamental, ya que las opciones de financiamiento deben aprobarse por mayorías especiales del legislativo departamental.