La marihuana no es una droga sustituta de la pasta base, según estudio


La semana pasada, la facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, en conjunto con la Junta Nacional de Drogas «Fisuras», un libro que recoge un estudio sobre el consumo de pasta base en Uruguay.

Una de las conclusiones que se desprenden del estudio, es que la marihuana no es utilizada como droga sustitutiva de pasta base, sino como complementaria.

«No hay ningún indicio de que la marihuana sirva para sustituir a la pasta base (…) el consumidor la usa para poder dormir y comer, contrarrestando los efectos colaterales de la pasta base», explicó a Radio País Marcelo Rosal, antropólogo e investigador de la Facultad de Humanidades.

Rosal dijo que los usuarios de esta droga padecen de algunos efectos colaterales por el consumo que les impide conciliar el sueño y les quita el apetito.

Por otro lado, otro de los hechos que refleja el estudio es que con la llegada de la pasta base, en el año 2000, se produjo una baja en drogas como pegamentos o inyectables. De esta forma se genera un fenómeno de sustitución. De hecho, la mayoría de los adictos entrevistados manifestaron practicar el policonsumo de drogas; alcohol, marihuana y tranquilizantes.

Sin embargo, Rosal explicó que en ninguno de los casos la marihuana fue una vía de ingreso a la pasta base. «Lo que comparten los consumidores es una propensión a las adicciones», dijo.

Financiamiento

En el estudio se revela que 8 de cada 10 consumidores financiaban su adicción mediante trabajos informales durante el último año. En el caso de aquellos no vinculados al mercado laboral, cuyo principal ingreso fueron la ayuda familiar, estatal o, en otros casos, actividades ilegales. Sólo un 14% de los entrevistados contaban con un trabajo formal.

Edades

En promedio los consumidores se iniciaron a los 21 años. En el estudio se distinguen dos grupos de consumidores; aquellos que consumen desde que ingresó la droga en el 2000 y aquellos que comenzaron a consumir de adultos, porque ya consumían otras drogas.

Foto de portada: lalegal.cl