Maestros paralizarán sus actividades si son agredidos

El gremio de los maestros resolvió ayer que hará un paro de actividades cada vez que se registre una agresión contra ellos en las escuelas.

La medida fue tomada tras la golpiza que recibió una maestra de la escuela 115 por parte de la madre de un alumno.

Frente a estos hechos, las autoridades educativas y la Federación Uruguaya de Magisterio (FUM) resolvieron que se efectuará un llamado para proveer un cargo de abogado y otro de escribano, para que orienten, asesoren y apoyen a los docentes ante situaciones de violencia y conflictos en los centros escolares.

Los maestros también reclamaron la creación de un protocolo para actuar en casos de violencia en las escuelas, que, según las autoridades, ya existe.

Dicho documento (la circular 327) establece que con el objetivo de prevenir situaciones violentas, las entrevistas con los padres deben realizarse con la presencia de la maestra del alumno, sino también el director del centro.

A su vez, señala que el Consejo de Primaria ofrece su división jurídica para respaldar a los docentes. En tercer lugar, la circular restringe el acceso a la escuela de personas ajenas a ella, a menos que tengan permiso.

En entrevista con Radio País, la vocera de Ademu, Gabriela Verde, explicó que lo que busca el sindicato es que se concreten una serie de medidas que amparen a los trabajos frente a situaciones de este tipo, vinculadas al salario. Verde comentó que, en este caso puntual, la maestra deberá pasar semanas recuperándose por los daños de la agresión, lo que afectará las partidas por presentismo.

Previo al procesamiento, la madre del niño justificó su accionar argumentando que estaba defendiendo a su hijo, pero dijo sentirse arrepentida. En declaraciones a Telemundo, señaló que la docente había golpeado al niño y lo había agarrado del cuello para retirarlo del baño de niñas, durante el recreo.

En ese sentido, Verde indicó que tras el proceso judicial se comprobó que estas acusaciones eran falsas.

Foto: cortafuegos.org