Mujica en EEUU: los uruguayos «no somos muy trabajadores»

En el marco de su visita a Washington, el presidente José Mujica disertó hoy en la Cámara de Comercio de Estados Unidos. En la oportunidad también habló el ministro de Economía, Mario Bergara.

En su alocución, Mujica aseguró que en poco tiempo Uruguay tendrá la fábrica de celulosa más grande del mundo y se refirió al país diciendo que antes era especulador y ahora es generador de recursos.

También se refirió a la idiosincracia de los uruguayos: “No somos muy trabajadores, somos más o menos. No nos matamos mucho. Pero no somos corruptos, no andamos coimeando al empresario que viene. Somos un país decente; no nuestra administración, nuestro país”, señaló. En este sentido dijo que «vale la pena apostar al Uruguay».

De todas formas planteó los problemas existentes en el país para el crecimiento. El primero fue la falta de infraestructura. Al respecto dijo que Uruguay trabaja en construir un puerto de aguas profundas con el apoyo de Brasil aunque afirmó que ese país tiene una traba que es «la gente que trabaja en los puertos que lo ven como una competencia». «Lo del perro del hortelano se da en todos lados», afirmó Mujica aunque remarcó que para Uruguay es «como fundar otra capital en la boca del océano» y a Brasil «también le conviene».

Luego sostuvo que hay «carencia de gente preparada por que se van» y y remarcó la necesidad de contar con trabajadores formados, algo que ya había planteado ayer en el encuentro con el presidente Barack Obama. «Tenemos que llevarle conocimiento y oportunidades a todos los muchachos pobres del interior del país (…) Hoy no se concibe manejar una máquina moderna sin conocer el lenguaje digital», afirmó el mandatario.

Por su parte, Bergara dijo que la inflación será «un desafío importante» para Uruguay en el «corto y mediano plazo», pero afirmó que de todas formas se logró bajar mucho en relación a décadas anteriores.

Indicó que Uruguay tiene reservas económicas como para superar cualquier tipo de circunstancia y que de haber una crisis no se sentiría tanto el impacto como ocurrió en el año 2002.

El ministro de Economía remarcó además que Uruguay es un buen lugar para invertir. «No tenemos un gran mercado, pero sí una buena plataforma para desarrollarse en la región», aseguró.

La agenda de Mujica sigue: sobre las tres de la tarde, el mandatario uruguayo se reunirá con el secretario de Estado, John Kerry.

Después, visitará la American University, donde realizará un discurso.

Ayer, en la conferencia de prensa brindada en la embajada uruguaya en Washington, Mujica destacó el capítulo sobre educación como el tema más importante del encuentro con Barack Obama.

Entre los acuerdos firmados en esa materia, se destaca el compromiso de Estados Unidos de «proporcionar la financiación que permitirá triplicar el tamaño del Programa de Intercambio de Maestros» de ese país y Uruguay, el cual permite que profesores compatriotas viajen a Estados Unidos para mejorar sus habilidades de enseñanza de inglés.

Se informó además que Uruguay aumentará su contribución al programa de becas Fullbright a 1 millón y medio de dólares este año, becas que permitieron que el año pasado 2.000 estudiantes viajaran Estados Unidos.

El ministro de Educación y Cultura, Ricardo Ehrlich, participó en una comisión de ciencia, tecnología y educación, en la que se alcanzaron varios convenios.

En diálogo con Informativo 610, Ehrlich destacó la importancia de los acuerdos alcanzados con Estados Unidos y detalló los pasos que deberán seguirse para que se empiecen a aplicar.

Otro de los temas que figuró con fuerza en las intervenciones de Mujica desde Washington fue la lucha contra el tabaquismo.

Al respecto, el director del Programa de Control de Tabaquismo del MSP, Winston Abascal, vio con buenos ojos la receptividad con que Obama tomó el planteo de Mujica en ese sentido.

Entrevistado por Informativo 610, Abascal también calificó de positivo el hecho de que el gobierno de Estados Unidos haga una declaración sobre los riesgos del consumo del tabaco, lo que a su entender ayudaría a Uruguay en el litigio que mantiene con la tabacalera Phillips Morris.