No encontraron rastros de pólvora en las manos de Nisman

(INFORME. Chirstian Libonatti, periodista de FM Oeste, hoy en Radio País)

ARGENTINA. El barrido electrónico para determinar si había pólvora en las manos del fiscal argentino Alberto Nisman «dio negativo», informó hoy Viviana Fein, la fiscal a cargo del caso.

De todas formas, «al ser un arma de un calibre pequeño, calibre .22 y no un arma de guerra, usualmente esto provoca que el barrido electrónico no arroje resultados positivos», dijo Fein en radio Mitre, lo que hace que no se pueda descartar aún la hipótesis de suicidio.

En ese sentido, la fiscal sostuvo que “esto no descarta que el arma la haya disparado él», aunque pidió esperar a la obtención del resultado de todas las pruebas solicitadas, entre ellas el test de ADN de la sangre encontrada en el arma.

Los datos provisionales de la autopsia del cadáver de Nisman apuntan a que en su deceso «no hubo intervención de terceras personas».

Gobierno pide investigar «hasta las últimas consecuencias»

Esta mañana, el Gobierno argentino pidió «investigar hasta las últimas consecuencias» si hubo «presión o extorsión» para causar la muerte de Nisman.

En rueda de prensa, el jefe de Gabinete argentino, Jorge Capitanich, pidió a los medios cuestionarse las circunstancias que rodean a la muerte del fiscal.

«Es absolutamente imprescindible hacernos varias preguntas: por qué el sábado (el fiscal Nisman) pidió un arma. Si tenía presión, si tenía algún tipo de amenaza. Si las amenazas provenían de agentes de inteligencia actuales o desplazados o extranjeros. Por qué interrumpe un viaje», dijo Capitanich».

«Si esto ha constituido una presión o extorsión, es necesario investigar hasta las últimas consecuencias. Es necesario identificar por qué lo hace», agregó el jefe de Gabinete.
Ayer, la presidenta argentina, Cristina Fernández, autorizó desclasificar el material de inteligencia que utilizó el fiscal Nisman para denunciar a la mandataria.

A través de dos comunicados, el secretario de Inteligencia, Oscar Parrilli, solicitó «la desclasificación de la identidad, las acciones, los hechos y las circunstancias correspondientes al personal de inteligencia» que surge de las interceptaciones telefónicas entregadas por Nisman a la Justicia.

Por instrucción de la presidenta, Parrilli autorizó también la desclasificación de toda la información derivada de la interceptación de cuatro teléfonos móviles y de «todo otro material, archivo e información de inteligencia vinculada a la investigación del atentado contra la sede de la AMIA”.

Foto: Reuters