SCJ y Vázquez se reunieron en la residencia de Suárez

El presidente Tabaré Vázquez recibió hoy en la residencia de Suárez a los ministros de la Suprema Corte de Justicia, en un encuentro en el que, entre otros temas, hablaron sobre los reclamos salariales de jueces, funcionarios judiciales, actuarios y defensores de oficio.

El encuentro se dio luego de que la Justicia se pronunciara a favor de conceder un aumento de 26% a los judiciales, en función de un enganche salarial establecido en la última ley de presupuesto y de que posteriormente el Poder Ejecutivo anunciara que apelará ese fallo.

Los otros asuntos que figuraron en la agenda fueron la reforma del Proceso Penal, el nuevo Código Penal, y aspectos presupuestales y de funcionamiento.

A la salida de la reunión, el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Jorge Chediak, valoró como muy positivo el encuentro con Vázquez, y destacó que en este gobierno hay un mejor relacionamiento institucional entre ambos poderes, en comparación con la administración de José Mujica.

Chediak aclaró que no se llegó a acordar un porcentaje del PBI como presupuesto para la SCJ -la SCJ entiende que el ideal sería un 2%- pero que en una próxima reunión, prevista para después de semana de turismo, podría fijarse un número.


Los funcionarios judiciales se reunieron este miércoles en una asamblea en la que resolvieron «mantener el conflicto» con el Ejecutivo y presentar ante la Suprema Corte de Justicia un recurso de inconstitucionalidad contra la ley aprobada por el Parlamento que obliga al Poder Judicial a hacer frente a la deuda con sus propios fondos.

Desde la Suprema Corte se aclaró ayer que el organismo no tiene recursos para asumir el pago y se sostuvo que debería realizarse a través en Rentas Generales, como se hacía antes de que se aprobara la norma.

Esta mañana el expresidente dijo que le resulta «inusitado» que la Suprema Corte aparezca como «juez y parte» en el conflicto salarial con los funcionarios judiciales. Entrevistado en El Espectador, indicó que está de acuerdo con la apelación que hará el Gobierno a la sentencia porque «hace rato que este asunto dejó de ser algo meramente jurídico».