Situación de Argentina impactaría en el tipo de cambio

 

Ayer, el juez estadounidense Thomas Griesa, que amparó el reclamo de los “fondos buitre” contra Argentina, rechazó la estrategia de la Casa Rosada de abrir un nuevo canje de deuda y dijo que la reacción de la presidenta Cristina Fernández es “un problema” y que no le inspira la “confianza de un compromiso de buena fe para pagar todas las obligaciones”.
Fernández había dicho que la presión de los acreedores con deuda incumplida era una “extorsión”.

Si Argentina avala la orden judicial y paga los 1.330 millones de dólares que le debe a estos fondos, los demás acreedores del país que no se acogieron al canje pueden demandar hasta 15.000 millones de dólares de indemnización.

Además, si el gobierno respondiera a la demanda de los acreedores que no ingresaron al canje, aquellos que sí lo hicieron podrían exigirle la diferencia entre lo que recibieron por sus títulos en su momento y lo que reciben ahora quienes se vieron beneficiados por el dictamen del juez Griesa. Según señaló el martes el ministro de Economía argentino, Axel Kicillof, esos reclamos podrían llegar a los US$ 120.000 millones.

La otra opción es no pagar, con lo que Argentina entraría en default, con todas las consecuencias negativas que eso trae.

Esta mañana, el economista Javier de Haedo dijo a Radio País que las consecuencias que el fallo de EEUU pudiera provocar en Argentina no se contagiarían a nuestro país.

De todas formas, advirtió que el efecto inmediato vendría de la mano del tipo de cambio en Argentina.

«No veo ningún tipo de contagio desde el punto de vista financiero. Lo que veo es que puede haber una Argentina que, con un dólar que se pueda disparar en el blue y que eventualmente pueda arrastrar al oficial, nos complique de vuelta en ese frente», dijo.