También hay tensiones entre refugiados de Guantánamo

El semanario Búsqueda publicó hoy que de los seis ex reclusos que llegaron a Uruguay, uno viajó el fin de semana a Argentina, y otros dos se mudaron de la casa que puso a su disposición el PIT-CNT, por diferencias con el resto del grupo.

Abu Wael Dhiab, el sirio que llegó en peor estado de salud, viajó el pasado domingo 8 a Buenos Aires, acompañado de una periodista argentina.

Otros dos –un tunecino y un palestino- tuvieron intercambios “subidos de tono”con sus compañeros sirios, según la nota de Búsqueda. Durante algunos días fueron alojados en un hotel a costo del Ministerio del Interior, que entendió que esa era la forma más sencilla de solucionar sus problemas de convivencia.

Las diferencias no solo se debían a que luego de años en confinamiento solitario algunos debían compartir habitación, sino a que entre ellos tienen visiones políticas e ideológicas distintas, además de que adhieren a diferentes corrientes dentro del Islam.

El semanario también apunta que los seis abandonaron las clases de español y que todavía ninguno trabaja, a pesar de que han recibido diversas ofertas de empleo.

Desde el PIT-CNT, el encargado de Relaciones Internacionales, Fernando Gambera, hizo algunas puntuaizaciones. Por ejemplo, sostuvo que los refugiados siguen yendo a las clases de español. Además, dijo que las diferencias dentro del grupo no han sido tan graves, sino que son naturales en una convivencia de este tipo, y en ese sentid puntualizó que los dos que se fueron a vivir a u hotel igual van a diario a la casa que les alquiló el Pit-Cnt, donde cocinan y comen.


Gambera agregó que en breve Acnur ( la agencia de Naciones Unidas para refugiados) pasará a hacerse cargo de los ex presidiarios, algo que ya estaba previsto desde que comenzó el apoyo del PIT-CNT.