Una de cada cuatro empresas prevé reducciones de personal

Según una encuesta empresarial, la mitad de las firmas uruguayas recortó sus planes de contratación de personal para el futuro próximo e incluso, una de cada cuatro empresas pretende reducir su plantilla de trabajadores.

De hecho, el número de firmas que esperan reducir su personal más que duplica el de aquellas que esperan aumentarlo.

Desde octubre del año pasado, la brecha entre los empresarios que pretenden reducir su plantilla de trabajadores y los que pretenden aumentarla, se hizo más amplia.

El porcentaje de empresas que espera reducir su nivel de empleo pasó de 18% a 24%, mientras que la proporción de empresarios que piensa aumentarlo, de 10% a 8%.

En tanto, la visión de los empresarios uruguayos sobre la situación económica de su país «ha empeorado sensiblemente», de acuerdo a estudio divulgado por la consultora Deloitte.

La décimo primera Encuesta de Expectativas Empresariales consultó entre abril y mayo de este año a 298 ejecutivos de compañías medianas y grandes.

Un 65 % de los consultados opina que la situación económica está peor que hace un año, 17 puntos por encima de la edición anterior, de octubre, mientras que un 61 % percibe que el clima de inversiones se ha deteriorado en el mismo período, 12 puntos por encima de los resultados previos.

Asimismo, los ejecutivos uruguayos prevén un crecimiento menor del producto interior bruto (PIB) dentro de cuatro años, con respecto a la edición pasada de la encuesta, y lo ubican en un promedio del 2 %, frente al 2,3 % de octubre.

La gestión general del Gobierno encabezado por el presidente Tabaré Vázquez, que tomó el mando el pasado 1 de marzo, fue valorada positivamente por los empresarios, que aprueban los primeros pasos de su mandato con un 54 % y que identifican la educación, la seguridad y la infraestructura como las áreas que el gobierno debe priorizar.

Por su parte, el informe arroja el menor índice de aprobación de la administración del expresidente uruguayo, José Mujica (2010-2015), ya que el 55 % de los consultados «emitió un juicio desfavorable sobre la gestión del gobierno saliente».